Andorra: un oasis de bienestar en los Pirineos

Gracias a la situación privilegiada, al compartir frontera con España y con Francia, el Principado de Andorra se ha convertido en los últimos años en un destino de referencia en el sur de Europa, ideal y segura para una escapada romántica, una ruta de compras o unas vacaciones en familia.

Es un país de montaña, con sesenta y cinco cumbres de más de 2.500 metros de altitud y valles preciosas, que permite que los visitantes desconecten de la rutina diaria y se adentren en un ambiente natural idóneo para practicar deportes de aventura y actividades de montaña en verano y en invierno. También ofrece una oferta cultural amplia, que incluye una muchos monumentos románicos, museos y una agenda de eventos completa, como, por ejemplo, las actuaciones del Cirque du Soleil, que completan una oferta turística cada vez más apreciada y más precisa.

Tanto el entorno natural como la cultura de Andorra han recibido el reconocimiento de patrimonio de la humanidad por parte de la UNESCO. El valle del Madriu-Perafita-Claror fue declarada patrimonio de la humanidad en 2004, en la categoría de paisaje cultural. La UNESCO consideró que este valle representa, de una manera genuina, el camino que ha seguido el hombre para aprovechar los recursos de las zonas altas de los Pirineos durante miles de años.

Las Fallas de Andorra la Vella recibieron en 2015 la distinción de patrimonio inmaterial de la humanidad al ser una tradición ancestral que forma parte de las «fiestas del fuego del solsticio de verano de los Pirineos», unas festividades que se celebran en varios municipios de Andorra, de Francia y de España.

Soldeu: el carácter y el encanto de un pueblo genuino de montaña

La población de Soldeu, en la parroquia de Canillo, es la segunda localidad de Andorra que se sitúa a más altitud, a 1.850 metros respecto del nivel del mar. Es uno de los destinos más importantes de turismo de nieve del país y aquí se ubica la estación de esquí de Grandvalira.

Esta pequeña población ofrece una oferta variada de actividades, encabezadas en invierno para el esquí y los deportes de invierno. En verano, es un paraíso para los ciclistas de montaña y de carretera, e incluso ha sido escenario de etapas del Tour de Francia y de la Vuelta a España. Para los amantes del golf de nueve hoyos, Soldeu es un pueblo reconocido porque dispone del campo situado a más altitud de toda Europa. Asimismo, la gama amplia de actividades de montaña, la vida nocturna en invierno y una oferta hotelera cuidada convierten esta localidad en un destino turístico elegida por los turistas más exigentes.

Información de interés